Bernard Hinault, carácter y orgullo de campeón

Bernard Hinault

El francés Bernard Hinault es uno de los mitos vivientes del ciclismo mundial. Su fuerte carácter, su tesón y su calidad le permitieron ganar infinidad carreras (216 victorias como profesional acumula) y dar espectáculo allí donde participaba. Es uno de los seis ciclistas en la historia que tiene en su palmarés las tres grandes: Tour, Giro y Vuelta.

El francés Bernard Hinault, conocido como el ‘Caimán’ o el ‘Tejón’ por su ambición y su fuerte carácter, está en el olimpo del ciclismo sólo un peldaño por debajo de Eddy Merckx. Tenía unas cualidades innatas para el ciclismo: gran escalador, potente, buen contrarrelojista, capacidad de sufrimiento, inteligencia… A todo ello le unía unas ansias de ganar sólo comparables a las de Merckx.

Una figura clave en su carrera fue Cyrille Guimard, su director deportivo entre 1976 y 1984 y con el que lograría la mayor parte de sus éxitos. Desde su primera temporada, Hinault cosechó victorias, pero la primera de renombre llegó en 1977, cuando venció la prestigiosa Dauphiné Liberé. Allí superó, entre otros, al que se sería ganador del Tour de Francia de ese año (que él no correría), Bernard Thévenet.

Hinault, junto a Fignon, uno de sus grandes rivales.

Hinault, junto a Fignon, uno de sus grandes rivales.

El año 1978 fue el de su explosión. En apenas tres meses ganó la Vuelta a España, el campeonato de Francia y el Tour de Francia. En esta última prueba mantuvo un duelo apasionante con el holandés Zoetemelk, al que doblegó finalmente en la última contrarreloj. El ciclista bretón se convirtió en un verdadero ídolo en Francia. Su carisma, ambición y el espectáculo que proporcionaba siempre que se subía a una bicicleta eran  un gran reclamo. Revalidó triunfo en el Tour de Francia en 1979. Y no ganó su tercero consecutivo en 1980 porque se lesionó la rodilla y tuvo que abandonar cuando iba líder. Se resarció ganando el Mundial de ruta unos meses más tarde.

En el olimpo del Tour de Francia  y del ciclismo

El Tour de Francia fue la carrera que más veces ganó. Allí protagonizó algunos de sus mejores recitales. A los dos triunfos ya reseñados añadió tres más, en 1981, 1982 y 1985. Es uno de los cuatro ciclistas de la historia que más veces ha ganado la ronda francesa, junto con Anquetil, Merckx e Indurain. Y nunca bajó de la segunda posición siempre que pudo acabar la carrera, un registro del que nadie más puede presumir.

Pero su apodo de ‘Caimán’ no se lo ganó por sus triunfos en su país. Sus calidad y motivación eran tan grandes que ganaba casi en cualquier carrera. Las vueltas por etapas eran su especialidad (ahí están sus tres triunfos en el Giro y dos en la Vuelta, por citar los más relevantes). Pero su estilo agresivo, ambición y garra le hacían también muy competitivo en las clásicas de un día. Inscribió su palmarés en las míticas Lieja-Bastogne-Lieja, París-Roubaix, Giro de Lombardía, Flecha Valona y Amstel Gold Race. Incluso fue campeón del mundo en ruta (1980).

Se retiró a la conclusión de la temporada de 1986, con 32 años, debido principalmente al débil estado de sus rodillas. Se dedicó al negocio familiar, la agricultura, combinándolo con trabajos de distinta índole relacionados con el ciclismo. Desde siempre colaboró con la organización del Tour de Francia. Desde 2008 ya trabaja exclusivamente para ASO (los organizadores del Tour), como relaciones públicas e imagen de la carrera.

Palmarés de Bernard Hinault

Be the first to comment on "Bernard Hinault, carácter y orgullo de campeón"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.