Cómo ganar 24 partidos consecutivos, por Miami Heat

LeBron James, marcado por un jugador de Cleveland. FOTO:www.liderendeportes.com

LeBron James, marcado por un jugador de Cleveland. FOTO:www.liderendeportes.com

Durante estos primeros meses de 2013 estamos asistiendo (y lo pongo en presente porque la marca todavía puede mejorarse) a una de las grandes hazañas del deporte profesional: los Miami Heat de la NBA llevan nada menos que 24 victorias consecutivas. Es una marca espectacular, que aunque parezca mentira no es la mejor de la liga estadounidense. Ese récord está en poder de Los Ángeles Lakers, que ganaron 33 partidos seguidos en la temporada 1971-1972. Pero a pesar de todo, la actual racha de los Heat (la segunda de la mejor Liga de baloncesto del mundo) es digna de elogio y sólo al alcance de los grandísimos equipos.

El equipo de Florida inició su monstruosa racha de victorias el pasado 3 de febrero, cuando derrotaron a Toronto a domicilio 85-100 tras perder el 1 de febrero en Indiana. Desde ese momento nadie ha sido capaz de frenar a LeBron James y compañía. Incluso, en su última victoria hasta el momento, en Cleveland, rizaron el rizo: ganaron 95-98 a pesar de que llegaron a ir perdiendo en el tercer cuarto ¡por 27 puntos!. Los Cavaliers jamás habían desaprovechado una ventaja así en toda su historia.

Otro dato que refuerza la labor de los Heat es que tampoco tenían un calendario fácil. Han jugado los mismos partidos en casa que fuera (12), y entre sus víctimas están equipos como Clippers, Lakers, Oklahoma, Chicago, Memphis, New York, Boston o Atlanta (estos últimos dos veces). A Philadelphia le ha vencido nada menos que en tres ocasiones.

Para que nos hagamos una idea de la tremenda dificultad de lo que está logrando Miami comparémoslo con España. En la Liga ACB de baloncesto ningún equipo ha ganado 24 partidos consecutivos. Tampoco en el fútbol existe ese precedente. Y si lo medimos en tiempo, en los mismos 48 días que lleva sin perder Miami, un equipo español de baloncesto hubiera ganado 6 partidos de Liga, se hubiera proclamado campeón de la Copa del Rey, y habría vencido en 6 partidos de Euroliga. De todos modos, esta misma temporada encontramos un precedente similar: el Caja Laboral ganó 17 partidos consecutivos, entre Liga y Euroliga, durante 61 días (desde el 23 de noviembre de 2013 hasta el 24 de enero de 2013). El matiz es la calidad de los rivales: el nivel medio de los rivales de los Heat es superior al de los oponentes del conjunto vasco (no es lo mismo enfrentarse al colista de la NBA que al de la ACB, por ejemplo).

¿Cómo se alcanza semejante número de victorias? Pues siendo un equipazo y, por supuesto, con algo de suerte en momentos puntuales, pero sobre todo lo primero. Y Miami es un equipo fantástico: es el actual campeón de la NBA, tiene a LeBron James en sus filas, está acompañado por jugadores de la talla de Wade, Bosh o Allen, el resto del equipo cumple y conoce a la perfección su rol, tienen un buen entrenador (Eric Spoelstra) y las lesiones les están respetando. Además, están sabiendo sufrir, porque aparte de la remontada última ante Cleveland, han ganado 12 partidos por diez puntos de diferencia o menos, de los cuales 6 han sido por cinco puntos o menos.

El debate ahora mismo es si logrará igualar primero y superar después el registro que lograron los Lakers hace 41 años. Ya han demostrado que son capaces, pero todavía les queda por recorrer más de una cuarta parte del camino que recorrieron los angelinos (los Heat llevan ‘sólo’ el 73% de los triunfos que conforman el récord). De los partidos que le quedan hasta poder situarse al altura de Lakers (el 6 de abril ante Philadelphia, en su feudo del American Airlines Arena), dos parecen especialmente complicados: los que tendrá que disputar como visitante en Chicago y San Antonio.

Más información
Las 24 victorias de Miami Heat (al final de la página)

Be the first to comment on "Cómo ganar 24 partidos consecutivos, por Miami Heat"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.