David Ferrer y su particular maldición

David Ferrer y Andy Murray posan antes de la final. FOTO:www.heraldo.es

David Ferrer y Andy Murray posan antes de la final. FOTO:www.heraldo.es

David Ferrer, el tenista de Xàbia, se quedó sin sumar su segundo torneo Masters 1000 de su carrera en un agónico y dramático partido ante el británico Andy Murray, que acabó ganando por 2-6, 6-4 y 7-6 después de más de dos horas y media de partido. Ferrer se quedó a sólo unos milímetros (literalmente) de llevarse la corona del torneo de Miami y romper así su ‘maldición’ en las finales ante los cuatro tiranos del tenis: Novak Djokovic, Roger Federer, Rafa Nadal y Andy Murray.

El partido no fue bonito, ni se vio un tenis de alta escuela. Ambos estuvieron bastante desacertados en sus golpes, pero Ferrer, a base de corazón, garra e ilusión pudo optar al título hasta el final a pesar de todo. Luchó hasta la extenuación, hasta el punto de que no fue Murray quien le derrotó, sino los calambres, que le aparecieron en el decisivo ‘tie-break’ del tercer set debido al agotamiento. Fue justo después de que acariciara el título con la punta de los dedos. Con 6-5 a favor y saque de Murray, tuvo bola de partido. Hubo un peloteo intenso y, en un momento dado, el británico lanza un golpe de derecha que pareció irse fuera. Ferrer paró el juego y pidió el Ojo de Halcón. Pero éste demostró que unos milímetros de bola habían tocado la línea. Se esfumó así la única bola de partido del valenciano.

Ferrer estuvo a unos segundos, a un instante de romper una mala estadística en los grandes torneos, ya que nunca ha ganado una final a los ‘cuatro fantásticos’. Nadal le derrotó en Roma 2010 y Montecarlo 2011, y Murray en Shanghai 2011, además de Miami 2013. En total, ha jugado 13 finales en distintos torneos ante un tenista ‘top-5’, y las ha perdido todas. Sú título en Paris-Bercy llegó ante el polaco Janowicz.

De todos modos, lo que ha logrado David Ferrer ya es elogiable, sobre todo si echamos un vistazo a las estadísticas. Desde 2011 hasta la fecha de hoy, entre Federer, Nadal, Djokovic y Murray han ganado todos los Grand Slam posibles (9) y sólo han dejado escapar ¡uno! de los 20 Masters 1000 disputados en ese período. Y ese fue precisamente el que ganó David Ferrer (Paris-Bercy 2012). Y si nos remontamos a los últimos cinco años resulta que sólo el argentino Del Potro ha sido capaz de ganarle un Grand Slam (Open de Estados Unidos 2009) al cuarteto. Y en los Masters 1000 únicamente Davydenko (2 veces), Tsonga, Ljubicic y Soderling han sido capaces de romper los pronósticos. En resumen, desde 2008 los cuatro ‘monstruos’ han ganado el 95% de los Grand Slams (20 de 21) y el 87% de los Masters 1000 (41 de 47).

Él es el primero que conoce estos datos y sus limitaciones. “Los de arriba son intocables, yo soy el primero de los humanos”, ha dicho Ferrer en más de una ocasión. Pero que no se considere un ‘dios’ del tenis no le quita valor a lo que ha logrado. Seguro que en otra época su palmarés sería bastante más extenso.

Be the first to comment on "David Ferrer y su particular maldición"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.