El Valencia CF necesita dar un giro, pero también calma

Foto:somosche.com

Foto:somosche.com

El Valencia CF no es capaz de carburar. Tan pronto da pasos hacia delante como hacía atrás. La tensión que rodea al club por su situación económica y social afecta también ahora al equipo. La plantilla, además de sus propias limitaciones futbolísticas, acusa demasiado el stress en torno al club. Es necesario que la calma y la lógica vuelvan a todos los estamentos de la entidad blanquinegra. No sé si para ello es necesario que se marche el presidente Manuel Llorente, pero si la situación sigue como hasta ahora…

Los problemas importantes no suelen solucionarse solos, se necesita tomar ciertas medidas. Pero esas medidas hay que reflexionarlas y tomarlas sin precipitarse, porque entonces el resultado es mucho peor. Además, dichas medidas no siempre funcionan a las primeras de cambio. Suelen precisar tiempo. Es decir, ante situaciones de crisis, es necesario aplicar cambios, pero sin precipitarse, reflexionando, teniendo claro como actuar y tener paciencia para ver si funcionan o no. Toda esta idea se puede aplicar al Valencia CF 2012/2013.

Los valencianistas pegaron otro patinazo ante el Rayo Vallecano (0-1). Otro partido trabado, aburrido y malo, especialmente en ataque, con sólo dos paradas de los porteros del Rayo. La actitud del equipo no fue mala, y en defensa no se complicó la vida… hasta que llegó el error puntual en forma de penalti de Tino Costa. ¿Se desvanece el ‘efecto Valverde’? Tengamos paciencia. Es casi imposible cambiar en una semana un plan que se viene haciendo de muchos meses atrás.

¿Y que pasa con Manuel Llorente? La grada de Mestalla, por segundo partido consecutivo, pidió su salida de la presidencia. Le han identificado como el responsable de la mala situación (económica y ahora también deportiva) del Valencia. Argumentos no faltan para sostener esta teoría. Accedió en junio de 2009 a la presidencia (aunque ya formó parte del club en etapas anteriores) para llevar adelante la ampliación de capital y reflotar a un club ahogado por las deudas. Tres años después,  muchos asuntos siguen pendientes de resolver (la deuda con Bankia, el nuevo estadio, la cuestión de las acciones…) Parece evidente que, a nivel institucional, hace falta algo distinto. Alguna idea o concepto nuevo, con el mismo presidente o con otro.

Me remito ahora al segundo párrafo. El Valencia CF tiene problemas serios, necesita cambios. Pero esos cambios deben ser reflexionados y tomados con calma. Hay que tener un patrón y las ideas claras. Tranquilidad y luego paciencia, porque las cosas no se resolverán luego de un día para otro. Y en breve veremos qué plan existe, porque esta semana hay reunión del Consejo y antes de final de año se debe llegar a un acuerdo con Bankia con el pago de la deuda…

Más información:
Comienza la carrera sucesoria en el Valencia (Las Provincias)
Llorente, dolido pero firme (Levante-EMV)

Be the first to comment on "El Valencia CF necesita dar un giro, pero también calma"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.