En Valencia (casi) siempre hay líos

Obafemi Martins. FOTO:www.elmundo.es

Obafemi Martins. FOTO:www.elmundo.es

A los valencianos, en general, nos gusta la marcha. Y a los equipos de fútbol de la ciudad de Valencia, también. Cuando no son asuntos extradeportivos los que rompen la tranquilidad, son jugadores los que dan la nota y provocan el enfado de club o afición (o ambos). En este caso es el Levante UD el que lleva la palma con el inesperado vuelco en la situación de su estrella Obafemi Martins. Su vecino, el Valencia CF, no tiene las aguas tan revueltas, pero tampoco está lo que se dice sereno, con algunos jugadores algo enfadados con la actitud de la afición hacia ellos.

El Seattle Sounders FC es un equipo de fútbol estadounidense desconocido para la mayoría, pero ha provocado un terremoto en el Levante UD. ¿El motivo?: quiere fichar a Martins y quiere hacerlo ya, porque su liga empieza este fin de semana. Para ellos está dispuesto a pagar la cláusula de 3 millones del delantero, al que además le ofrecen 2 millones de euros netos por temporada. Ante esta cantidad de dinero, el jugador ha declarado que quiere irse, provocando el enfado del club y la afición levantinistas. Evidentemente, el perjucio deportivo para el Levante sería evidente: perdería a su goleador y estrella en el tramo final de la temporada, y no podría fichar, porque el reglamento sólo autoriza a fichar jugadores en paro fuera del mercado de fichajes. Además, no se entiende el trato que Martins hacia un club que le rescató del ostracismo y hacia una afición que le idolatraba.

Jonas Gonçalves. FOTO:www.fichajes.net

Jonas Gonçalves. FOTO:www.fichajes.net

El Valencia CF no está exento de problemas, aunque de menor calado que el de su vecino azulgrana. Sólo rompe la tranquilidad las reacciones de algunos futbolistas hacia su propia afición. No entienden que no se les anime más y que se les silbe casi por norma, y más ahora que el equipo ha encauzado el rumbo. El caso más significativo es el de Jonas, silbado por la afición con cierta frecuencia desde hace algún tiempo. No entiende esto el brasileño, que ha reaccionado con la ley del silencio: no celebró sus goles en Zaragoza y ha renunciado también a hablar y participar en actos públicos. Tampoco Diego Alves acaba de entender como a él cierto sector de la afición le exige más que a Guaita. Incluso Ernesto Valverde se quedó perplejo cuando parte de la grada le recriminó que quitará al canterano Bernat (que tenía una amarilla) cuando se quedó con diez ante el Mallorca. Esto es algo que preocupa a toda la plantilla en general, como expresó Víctor Ruiz en rueda de prensa. Piden a la afición que, al menos durante los partidos, se dedique a animar, porque los silbidos y las quejas no ayudan en nada.

Pero como hablamos de fútbol, el que la pelota entre o no será decisivo para que los problemas se solucionen o crezcan. Y este fin de semana, hay derbi Valencia-Levante. Si el Valencia gana el debate perderá fuerza y si gana el Levante el ‘caso Martins’ se verá con otros ojos.

Be the first to comment on "En Valencia (casi) siempre hay líos"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.