La falta de fe y valentía condenaron al Valencia en Múnich

20/09/2012 4 Por José E. Carratalá

Imagen del Bayern Munich-Valencia. EFE

Perder frente al Bayern (actual subcampeón de la Champions, no olvidemos), no es algo como para rasgarse las vestiduras. Además, es el primer partido y no es decisivo este tropiezo, pero el valencianismo tampoco tiene motivos para andar muy contento tras lo visto en el Allianz Arena.

El 2-1 final no refleja la diferencia real que hubo ayer entre Bayern y Valencia. Es cierto que el Valencia estuvo bien en defensa, pero sólo en eso. En el resto de apartados falló. La circulación de balón fue inexistente y las pérdidas de balón constantes. Como consecuencia, los delanteros estaban desaparecidos (el Valencia sólo creo peligro con el gol del Valdez y con alguna que otra escaramuza) y la defensa tenía demasiado trabajo (con lo que por muy bien que lo hagas, si el rival, que además es muy bueno, ataca mucho, al final alguna acierta).

Con todo, todos estos errores fueron consecuencia de que el equipo no tuvo la mentalidad correcta. Parecía estar temeroso, sin confianza en sus posibilidades (que las tenía) de hacer daño al Bayern. No tuvo fe y respetó demasiado a los alemanes. Eso es darle demasiada ventaja al rival, ya que la actitud condiciona mucho los aspectos técnicos/tácticos del juego.

De todos modos, tampoco es cuestión de quemar la falla, esa expresión tan valenciana que viene muy bien en este momento. El Bayern es el gran favorito del grupo y entraba dentro de la lógica perder en Alemania. Y Pellegrino ya sabe en qué aspectos debe incidir: en la mentalidad, más incluso que en la táctica (que también). Un triunfo ante el Lille francés, en Mestalla, en la próxima jornada, volvería a dejar al Valencia CF muy bien colocado, que es lo que interesa en estos primeros partidos.