La Vuelta es un éxito, pero no sólo por Contador

Valverde, ‘Purito’ Rodríguez y Contador. EFE

La exhibición de fuerza y clase de Alberto Contador en la 17ª etapa, atacando a 50 km de meta y arrebatándole el maillot rojo a Joaquim ‘Purito’ Rodríguez en la meta de Fuente Dé ha tenido un grandísimo impacto en todos los medios (prensa, internet, radio, televisión) y está en boca de mucha gente. Etapas como esa son las que hacen afición y las que permiten al público engancharse a una carrera. Sólo por el espectáculo ofrecido por Contador, Purito, Valverde y demás ciclistas (en casi todas las etapas han pasado cosas) ya se puede considerar un éxito la Vuelta a España 2012, pero hay más factores que ratifican ese éxito, y eso que aún no ha finalizado la ronda.

– El nivel y la implicación de los corredores
Grandes corredores han tomado parte en la Vuelta 2012: Contador, Valverde, Purito, Froome, Gesink, Gilbert, Cunego, Bennati, Degenkolg… y todos ellos han venido a hacerlo lo mejor posible dentro de sus posibilidades. Unos a ganar la carrera, otros a ganar etapas, pero todos han sido ambiciosos. Hasta hace algunos años, sobretodo cuando la carrera era en abril-mayo, muchos ciclistas acudían a la Vuelta casi a entrenar y a coger forma para otras citas. Actualmente esto no pasa: los ciclistas que acuden a la Vuelta, sean buenos o menos buenos, se dejan la piel.

– El recorrido
Desde hace algunos años, la Vuelta está apostando por etapas cortas pero explosivas y con ‘trampas’. En este 2012 ha habido mucha montaña y muy repartida, nada de concentrarla en pocas etapas como en el Tour por ejemplo (Ha habido nada menos que diez finales en alto). La media de kilómetros por etapa es únicamente de 156,2 km. Se ha empezado con una contrarreloj por equipos y sólo ha habido una contrarreloj individual, y no demasiado larga (39 km). Además, ha pasado por lugares emblemáticos de España como el recorrido de los Sanfermines en Pamplona, las Rías Baixas gallegas, Los Lagos de Covadonga o Montjuïc, sin olvidar la última etapa por el centro de Madrid. Es una fórmula que le está dando resultado a la organización y ya empieza a ser una seña de identidad propia de esta carrera.

– El público
El tirón popular es fundamental para que cualquier evento prospere. Y en este sentido la Vuelta tiene motivos para la celebración. Muchísima gente se ha acercado a las cunetas y a las aceras de los pueblos y ciudades para ver pasar a los ciclistas. Y en las etapas de montaña el gentío era enorme, con poco que envidiar al Tour de Francia. En los últimos 3-4 años el crecimiento de espectadores de la Vuelta está siendo constante.

– Mejora notable en la organización
La empresa Unipublic tomó el control de la Vuelta en el año 1979. Cogió una prueba que estaba a años luz, en cuanto a prestigio, del Tour, el Giro o las grandes carreras de un día como Milán-San Remo, Lieja-Bastogne-Lieja o París-Roubaix. Poco a poco empezó a innovar y a sentar unas bases organizativas más estables que han permitido que la Vuelta vaya creciendo. Introdujo puertos míticos como Los Lagos o el Angliru, pasó la carrera a agosto-septiembre y logró que tuviera unos ingresos mucho más estables. En 2008, con el aterrizaje de ASO (la empresa que controla el Tour de Francia) se dio otro salto adelante. La organización busca constantemente durante el año recorridos atractivos y nuevos patrocinadores, está logrando implicar a más localidades (que quieren que la Vuelta llegue a sus calles) y se sigue mejorando en la gestión comercial de la carrera.

Más información:
Todo sobre la Vuelta 2012: etapas, equipos, clasificaciones, historia…
El Tour de Francia compra el 49% de la Vuelta

Be the first to comment on "La Vuelta es un éxito, pero no sólo por Contador"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.