Lev Yashin, la ‘araña negra’

Lev Yashin

Lev Yashin. FOTO:en.rsport.ru

Lev Yashin es el único portero que ha ganado el Balón de Oro. Fue el primer guardameta en ser considerado una estrella del fútbol. Además de sus enormes cualidades, gracias a él el papel y la trascendencia de los guardametas en el fútbol adquirió una nueva dimensión.

Yashin (Moscú, 1929-1990), pertenecía a una modesta familia de obreros. Durante la Segunda Guerra Mundial, debido a la escasez de mano de obra, tuvo que ponerse a trabajar en una fábrica de construcción de herramientas. En esa época tuvo su primer contacto con el deporte: era el portero del equipo de hockey hielo de la fábrica. El fútbol también le atraía, pero empezó a practicarlo por una casualidad: había que reemplazar a un portero y se fijaron en él. Tenía 17 años.

Mucho banquillo en sus inicios
Tras esa primera experiencia, repitió y poco a poco fue destacando. En 1949 ingresó en el Dínamo de Moscú, equipo vinculado a la policía soviética en aquella época. Fue el único club en el que militó a lo largo de su carrera, que se prolongó durante 22 años, hasta 1971. Sin embargo, le costó asentarse en la titularidad. En sus primeros años era suplente habitual y cuando jugó no destacó especialmente. No fue hasta su cuarto año en el club (1953) cuando se convirtió en indiscutible.

Yashin, con la selección de la URSS.

Yashin, con la selección de la URSS. FOTO:tumblr

Posiblemente debido a sus prolongadas estancias en el banquillo, nunca cesó de trabajar ni entrenar duro. Por eso, cada temporada era mejor portero. Así, primero se convirtió en indiscutible en el Dinamo, luego en la selección rusa, y finalmente acabó siendo reconocido como el mejor guardameta del momento. No sólo eso, en los 60 fue considerado como una auténtica estrella del fútbol.

Guió a la URSS hacia la élite
Los grandes éxitos del fútbol ruso (soviético por aquel entonces) llegaron con Yashin bajo palos. La Unión Soviética ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Melbourne 1956. Yashin era su arquero. Cuatro años más tarde, en 1960, ganaron la primera Eurocopa de la historia. Bajo palos estaba él. Y en 1964 fueron subcampeones. Además, estuvo presente en cuatro Copas del Mundo (Suecia 1958, Chile 1962, Inglaterra 1966 y México 1970). Nunca bajó de los cuartos de final y fue semifinalista en 1966. Ni la URSS ni Rusia ni ninguna república ex soviética han igualado todavía esos resultados.

Un estilo innovador
Su apodo, la ‘araña negra’, se lo ganó por su tremenda envergadura y agilidad, que le permitía llegar a casi cualquier ángulo, y por ir vestido siempre totalmente de negro. Pero sus reflejos no eran ni mucho menos su única cualidad. Tenía una colocación excelente, detenía muchos balones y despejaba pocos. Era segurísimo en los balones aéreos. Pero a todo ello añadió otras virtudes desconocidas hasta la fecha en un guardameta: generalizó el uso de los guantes, fue pionero a la hora de salir a despejar fuera del área si era necesario, y ordenaba a la defensa (casi ningún portero hacia estas cosas).

Su calidad y el papel tan decisivo que tenía para sus equipos a pesar de ser portero le dieron fama mundial. En 1963 ganó el Balón de Oro. Sigue siendo el único portero que lo ha ganado. En Liga disputó 326 partidos. En 270 dejó su portería a cero. (82,6% de los partidos). Es decir, en cuatro de cada cinco partido de Liga no encajaba goles. Con el Dínamo de Moscú ganó 5 Ligas y 3 Copas.

Con semejantes números, no es de extrañar que Yashin fuera considerado un héroe nacional. En su partido de despedida, en 1971, acudieron muchas de las grandes estrellas del momento, como Eusebio, Charlton o Müller. En el estadio Luzhniki de Moscú hay una estatua en su honor.

Lev Yashin murió el 20 de marzo de 1990 tras no superar una intervención quirúrgica a la que fue sometido para extirparle un cáncer de estómago.

lev-yashin-datos

Be the first to comment on "Lev Yashin, la ‘araña negra’"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.